lunes, 24 de diciembre de 2012

Un recuerdo navideño, de Truman Capote


"Y esa es la razón por la que, al atravesar el campus sigo mirando al cielo como si esperara ver, como si fueran corazones, dos cometas perdidas elevándose en el firmamento"

No hay una Navidad en la que no regrese, de la mano de Truman Capote, al sur de los Estados Unidos, a Alabama, para volver a disfrutar de este relato corto tan lleno de sentimiento y honestidad. Se lo comentaba a @MientrasLeo, en su blog, en la entrada en la que nos presentaba el Cuento de Navidad de Charles Dickens como uno de los clásicos imprescindibles de temporada. No sé si será porque esta época nos toca de lleno la sensibilidad; pasamos más tiempo con la familia recordando momentos compartidos en la niñez, pensando en los que ya no están, tomando conciencia del inexorable paso del tiempo marcado por el final del año... Por estos y por otros motivos una lectura acorde con los sentimientos se convierte en un rito más, que se repite, que se espera y que forma parte de la tradición. Por esto cada año acudo a la cita con un tomo ya muy gastado que contiene el genial relato Un recuerdo navideño,  de Truman Capote.




El relato "Un recuerdo navideño" puede
encontrarse en este volumen de
Anagrama.
Buddy es un niño de siete años que desembarca en el hogar de unos parientes lejanos en Alabama. SuBuddy representa la infancia del autor), no consigue adaptarse, sus parientes lejanos, tíos y primos son severos, estrictos y muy religiosos, Buddy pasa mucho tiempo solo hasta que traba amistad con una de sus primas lejanas, una excéntrica y alocada mujer de cierta edad que dará pie a una bellísima historia de cariño entre los dos. Relegados por el resto de parientes, los dos esperan con impaciencia la Navidad, un periodo que disfrutan especialmente y en el que invierten el poco dinero que han ido ahorrando a lo largo del año. Compran todos los preparativos necesarios para hacer pasteles de fruta y regalarlo a conocidos- incluso tratan de enviarle también al presidente Roosevelt. Las condiciones de vida en la época de la Depresión y sobre todo en el medio rural sureño no son fáciles, los ingredientes difíciles de conseguir. Aun así logran abstraerse de las visicitudes y disfrutar de cada momento juntos. Caminan durante horas hasta encontrar el abeto perfecto para hacer de árbol de Navidad y van acumulando recuerdos que muy difícilmente se borrarán de su memoria. El relato presenta un contraste brusco marcado por uno de estos periodos navideños en el que el padre de Buddy decide que éste pase la Navidad con él en Nueva Orleans pero ya Buddy ha cambiado y no se deja impresionar por el esplendor de los regalos que su padre le ofrece mirando a través de los cristales de una tienda en la gran ciudad. El bien más preciado de Buddy será una cometa fabricada a mano por su prima coincidiendo Buddy en su regalo para ella. Mientras los demás miembros abren sus regalos, mucho mejores, en calidad material, que los que tienen preparados para estos dos primos que relegan, Buddy y su prima saldrán a volar las cometas que se convertirán en los objetos que avivarán los recuerdos una vez que Buddy tenga que marcharse a estudiar lejos.
padre, un hombre más dado a los placeres de la vida que a asumir la responsabilidad y la educación de su hijo y su madre, una mujer totalmente ausente así lo deciden. Buddy, procedente de Nueva Orleans (una de las referencias que aclaran que

Es un relato de lectura rápida capaz de tocar la fibra sensible de una forma perdurable. El tema principal, aparte del recorrido biográfico por la infancia del autor versa sobre la verdadera importancia de las pequeñas cosas y el valor de la amistad sin condiciones. Las pequeñas aventuras que protagonizan los dos primos parecen ir acompañadas de una felicidad que se desprende de las páginas y que contrasta con el gris absoluto de la situación en un ambiente hostil.

Existe una genial versión para la televisión, un episodio de la serie ABC Stage protagonizado por Geraldine
Page y con la voz en off del mismo Truman Capote y un film también para televisión, no tan genial  pero también muy recomendable, sobre todo por la puesta en escena  y por la fidelidad a la historia. Recomiendo que leáis este relato durante esta época, es todo un clásico que os llegará muy adentro y puede que os suceda como a mí, que os acordéis de él cada año cuando empiezan a encenderse las primeras luces navideñas

¡Feliz Navidad!

32 comentarios:

  1. Madre mía, ¿te puedes creer que no he leído aún nada de Truman Capote? Igual debería darle una oportunidad, pero es que me da una pereza increíble y no sé por qué...

    ResponderEliminar
  2. Hola Yossi, me ha encantado la reseña y el libro que propones. Puede ser que haya visto la película basada en él.
    Ten por seguro que lo leeré.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la recomendación Yossi. Parece transmitir mucha ternura...
    Besos y ¡¡Feliz navidad!!!

    ResponderEliminar
  4. No conocía el libro pero lo busco ahora mismo para leerlo con mi hijo. Me ha parecido por tu reseña un libro verdaderamente precioso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Bon Nadal!!!

    Después de haber leído A sangre fría recientemente, me sorprende un poco este Recuerdo navideño. Para el 2013 tendré que descubrir a Capote, sin duda.

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía Yossi... pero me lo voy a apuntar para el año que viene. Yo también soy de las que vuelven a un mismo punto todas las navidades. Estoy casi llegando a mi meta que luego intentaré comentaros. Besotes y ¡¡Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por los buenos deseos, José. Estaba esperando con impaciencia la publicación de esta reseña para desearte felices fiestas y un estupendo 2013. Además he descubierto que, efectivamente, este pequeño cuento está presente en el volumen de "Cuentos completos" de T. Capote que te había comentado. Me lo guardaré para el próximo año :), una vez que este año me dediqué a descubrir la pluma de Dickens. Disfruta de estos días junto a tus seres queridos. Un beso desde una de tus ciudades favoritas.

    ResponderEliminar
  8. Esto ha sido un regalo-descubrimiento navideño de la mano de Yossi Barzilai que no puedo dejar pasar, voy a buscarlo en estos días (a la lista esta vez de las adquisiciones inmediatas) A dejarse embargar por el espíritu que desprende la historia, estoy segura de que me encantará :) de todas, todas. Al igual que esta reseña.
    Tengo que contestar los comentarios de mi blog (ando primero por los del resto) pero no quería dejar de decirte que no sé si será esa sensibilidad que mencionas propia de la época, los momentos familiares, el recuerdo de los que no están o el balance del año que ya se escapa pero me ha emocionado tu mensaje, de verdad, ay, ay,ay!-ojos como platos-. Para mi también ha sido un placer conocerte en la blogesfera. Una tonelada de besos navideños y de buenos deseos para estas fiestas y lo que venga. Gracias Yossi sólo por estar.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta esta historia, Capote es brutal en su visión navideña que refleja en parte su infancia.
    Una gran recomendación!
    Besos y Feliz Navidad, me ha encantado compartir lecturas contigo este año

    ResponderEliminar
  10. Tengo que leerlo!! Seguro que me gusta, luego buscaré el episodio de la serie que dices. Besitos y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  11. No he leído nada de Truman Capote aunque este año ha llegado uno de sus libros a mi estantería, este no lo conocía pero parece ser ideal para descubrir en estas fechas
    besos y feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  12. Pues no lo conocía este libro! Yo leí, al igual que Mientrasleo, Canción de Navidad de Charles Dickens pero la próxima navidad pienso leer este relato pues me he obligado a cada navidad leer un libro de temática relacionada con esta celebración tan bonita y mágica.
    Buena reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por presentarme esta historia: creía que este autor era mucho más duro, pero ya veo que tiene su también su corazoncito... Me lo apunto para las próximas Navidades, que este año ya me sumergí con Dickens! Felices Fiestas, Yossi: que pases unas Navidades estupendas en compañía de los que más quieres. 1beso!

    ResponderEliminar
  14. Ohhh, pues no lo conocía, no me esperaba una historia así de Capote, me lo apunto!!! Un beso y Feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar
  15. No he leído nada de este autor, así que me dejas ahora con unas ganas de esstrenarme con esta obra... Felices fiestas!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por la recomendación, ni sabía que hubiese escrito este libro, solamente me he leído de él el de Desayuno con diamantes. ¡Feliz Navidad y fantástico 2013!
    Marta
    http://abilingualbb.blogspot.com

    ResponderEliminar
  17. Hola!
    No leí nada del autor pero la novela parece atractiva.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. No lo conocía!
    Gracias por la reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Como lo consigues otra historia estupenda que no conocia y que me apunto no se si para este año o para el que viene. Besos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  20. Una reseña muy apropiada para estos días!!! felices fiestas! un abrazo gigante!!!

    ResponderEliminar
  21. que chevere vi todo el articulo , esta buenaso esto ,saludos desde peru amigo/a.

    ResponderEliminar
  22. No lo conocía...de este autor tengo pendiente de leer en casa el de Desayuno en Tiffany´s...pero los cuentos navideños me gustan, me lo anoto y si me gusta el que tengo en casa, lo más seguro es que me haga con el.
    Un beso y feliz navidad ^^

    ResponderEliminar
  23. Me encantan los cuentos, he leído muchos sueltos y justo he podido leer este de Capote que me gusta, incluso lo he puesto completo en la primera navidad del blog. Capote es una gran autor. Y espero que hayas pasado una bonita navidad, que haya sido un día especial, y que esa noche haya sido el comienzo de sueños y metas en camino. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Me gustó la reseña. De Capote solo conozco A sangre fría.Buscaré algo más tierno de él para leer jaja!Feliz año y un beso grande!

    ResponderEliminar
  25. Que historia más bonita Jose, también tu introducción personal, la identidad que nos proporcionan las tradiciones.
    Este Capote era realmente un hombre muy versátil.
    Por cierto, se agradece que la reseña no sea la de Dickens....

    Un fuerte abrazo y un feliz año :)

    ResponderEliminar
  26. Debo reconocerme poco partidario de Capote, Yossi, pero tu estupenda reseña, tan sentida, me han dado ganas de ir a buscarlo. Es magnífica la molestia que te has tomado de indicarnos en qué libro podemos encontrarlo, puesto que por estas costas no se presenta con el título de marras.
    Nuevamente, gracias por tu recomendación. Un fuerte abrazo y Feliz 2013 para ti.

    ResponderEliminar
  27. Vaya, me acabo de llevar una grata sorpresa con mr. Truman Capote, pues de él tengo sus dos novelas Desayuno en Tyffany´s y A sangre fría pero no me lo hacía escribiendo este tipo de relatos. Habrá que tenerlo en cuenta. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  28. Q buena pinta! Con lo que me gusta Capote y este no lo conocía, como comentan por ahí, tampoco me pega que escriba este tipo de relatos, lo que es toda una sorpresa, tendré que buscarlo, de momento es un autor que no me defraudado nunca con lo que he leído. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. No lo conocía y me lo apunto. La verdad es que leo pocos cuentos y sin embargo me hacen disfrutar muchísimo... cosas inexplicables, supongo jeje
    Además yo adoro la Navidad, así que éste cae, o cae ;)

    Espero que estés disfrutando de estas fiestas. Te deseo un bonito 2013.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  30. Hola buenas noches!!! paso para saludar!!! y desear un ano todavia mejor!!que cumpla tdos tus sueños!!! Besitos sinceros y tiernos!! afinal somos tod@s iguales!! besitos y bienvenid@ a mi blog

    http://fashionbloggerandreiajakeline.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  31. Hola,
    hace mucho que me quiero leer este libro,
    pero es la primera reseña que leo hasta ahora,
    además siempre he querido probar algo del autor,
    así que no necesito más escusas.
    Acabo de descubrir el blog hasta muy bien, así
    que me voy a quedar como seguidora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. La chispa de la Navidad es mágica, lo que pasa es que se va apagando poco a poco y hay que reavivarla con un soplo de aire fresco. Buddy no lo tenía fácil. Su infancia en Nueva Orleans, al parecer, era un asco. Tan falto de cariño... Y mira por donde aquel viaje a Alabama fue un acierto y fue allí donde recuperó la ilusión :) Todos tenemos una prima lejana en alguna parte que nos ayuda a brillar... solo tenemos que escucharla y a veces no lo hacemos. Gracias, Yossi.

    ResponderEliminar